Prevención de la preeclampsia y la eclampsia

Los trastornos hipertensivos como la preeclampsia y la eclampsia figuran entre las principales causas de mortalidad materna y prematuridad, especialmente en países de ingresos bajos.

Los partos prematuros constituyen la causa más importante de mortalidad neonatal temprana y mortalidad de menores de un año, y los supervivientes presentan un mayor riesgo de afecciones respiratorias y morbilidad neurológica a largo plazo.

Por lo general, la tensión arterial disminuye al comienzo del embarazo y después va elevándose lentamente hasta el final de la gestación. Sin embargo, la obesidad, la diabetes, el embarazo gemelar o en la adolescencia y un bajo consumo de calcio alteran este equilibrio y aumentan el riesgo de preeclampsia.

Los suplementos incrementan la ingesta de calcio y, por consiguiente, reducen el riesgo de trastornos hipertensivos durante el embarazo.

En zonas con ingesta baja de este elemento, la OMS recomienda la suplementación con calcio durante el embarazo para prevenir la preeclampsia en todas las mujeres, particularmente las que presentan un alto riesgo.

Si es posible, junto con el suministro de suplementos ha de proporcionarse asesoramiento para promover unos hábitos alimentarios adecuados.

Referencias Bibliográficas: