OMS

Prevención de la preeclampsia y la eclampsia

Los trastornos hipertensivos como la preeclampsia y la eclampsia figuran entre las principales causas de mortalidad materna y prematuridad, especialmente en países de ingresos bajos.

Los partos prematuros constituyen la causa más importante de mortalidad neonatal temprana y mortalidad de menores de un año, y los supervivientes presentan un mayor riesgo de afecciones respiratorias y morbilidad neurológica a largo plazo.

Por lo general, la tensión arterial disminuye al comienzo del embarazo y después va elevándose lentamente hasta el final de la gestación. Sin embargo, la obesidad, la diabetes, el embarazo gemelar o en la adolescencia y un bajo consumo de calcio alteran este equilibrio y aumentan el riesgo de preeclampsia.

Los suplementos incrementan la ingesta de calcio y, por consiguiente, reducen el riesgo de trastornos hipertensivos durante el embarazo.

En zonas con ingesta baja de este elemento, la OMS recomienda la suplementación con calcio durante el embarazo para prevenir la preeclampsia en todas las mujeres, particularmente las que presentan un alto riesgo.

Si es posible, junto con el suministro de suplementos ha de proporcionarse asesoramiento para promover unos hábitos alimentarios adecuados.

Referencias Bibliográficas:

El papel de la enfermería en tiempos de la crisis

La OMS designó el 2020 como el “Año de la enfermería” en celebración del aniversario número 200 de Florence Nightingale (1820–1910), quien fue una enfermera, escritora y estadística británica, considerada precursora de la enfermería profesional moderna.

Más allá de Florence, los enfermeros y enfermeras han estado allí siempre, las vemos en las películas de guerra siempre asistiendo a los soldados, sin olvidar que en realidad esas guerras pasaron y ellas estuvieron allí, en medio de guerras y pandemias.

Muchas organizaciones, asociaciones profesionales, sistemas de atención de salud y otras entidades estaban preparadas para celebrar las numerosas contribuciones de las enfermeras en el avance de la salud y el bienestar de las personas en cada país.

Es totalmente coincidente que éste también fuera el año de una crisis de salud internacional que nadie se esperaba. Hoy el mundo entero está lidiando con el impacto de la pandemia de coronavirus (COVID-19) y las enfermeras han estado ahí, en primera línea, desde el primer día.

El 10 de marzo de 2020, la OMS declaró el brote de coronavirus como una pandemia, Este tipo de llamada a la acción no es nuevo para la enfermería. A lo largo de la historia, la profesión ha desarrollado un papel importante en los tiempos de crisis y ha brindado atención, cuidados e innovación que ha salvado vidas y reducido el sufrimiento. Esta situación no es diferente.

Una vida dedicada al cuidado y atención de los enfermos

Las contribuciones de enfermeras para mejorar la salud de la población en tiempos de crisis se remontan a los días de Nightingale, fundadora de la enfermería moderna. En 1918, durante la desastrosa pandemia de influenza, las enfermeras se mantuvieron firmes al modelar las enseñanzas de Nightingale, una auténtica defensora del buen lavado de manos como medida de prevención de infecciones.

En décadas posteriores, las enfermeras respondieron a la llamada una y otra vez, siendo protagonistas en primera línea durante algunos de los brotes de enfermedades infecciosas más recientes a nivel mundial, incluida la gripe porcina H1N1, el ébola, el síndrome respiratorio agudo severo y el síndrome respiratorio del Medio Oriente. Enfermo

Al igual que en crisis sanitarias anteriores, las enfermeras de todo el mundo han dado un paso adelante y se han colocado en primera línea para combatir la propagación de COVID-19.

Desde brindar atención y cuidados directos a pacientes hospitalizados/UCI hasta participar activamente en otras intervenciones a gran escala.

Las enfermeras de hoy son equipos líderes de respuesta demostrando profesionalidad y entrega absoluta aportando su conocimiento, experiencia y competencia.

Sin duda se merecen todos los aplausos que ya las personas les han dado, ojalá y ese reconocimiento venga acompañado de políticas que mejoren su calidad de vida, y les de las garantías para poder trabajar sin problemas.

Gracias a todos los profesionales de enfermería, pieza fundamental del sistema sanitario.

Referencias Bibliográficas:

Pandemias mundiales y sus efectos en la población

El coronavirus se suma al historial de pandemias que ha tenido que enfrentar la humanidad a lo largo del tiempo, desde que se organizó como sociedad y comenzó a convivir junto a otros en el mismo espacio territorial.

No es la primera vez que una enfermedad como está deja una tasa de mortalidad alta, revisaremos una cronología para conocer el orden en que apareció cada pandemia y como afectaron a cada época, sin lograr que el ser humano dejé de subsistir por completo.

Peste de Justiniano (541 A.C)

El Imperio bizantino se encontraba en uno de sus momentos de mayor esplendor cuando una epidemia de peste vino a oscurecer el mandato del emperador Justiniano. La enfermedad se expandió por Constantinopla, una ciudad de casi 800.000 habitantes, a una velocidad vertiginosa. Y de allí a todo el Imperio.

Los síntomas de este virus incluían fiebre y fatiga cuando recién empezaba, pronto aparecían infecciones en el área de la ingle y en las axilas, y en algunos casos detrás de las orejas. Desde este punto la enfermedad progresaba rápidamente e infectaba a las personas, quienes usualmente morían dentro de algunos días. Los infectados entraban en un estado delirante y letárgico, en el cual no podían comer ni dormir.

Incluso el propio Justiniano fue víctima de la peste, aunque terminó recuperándose. Al final de la epidemia, la capital imperial había perdido casi el 40% de su población, y en todo el imperio se había cobrado la vida de 4 millones de personas. Las consecuencias económicas fueron catastróficas, pues hubo momentos en que el número de muertos superaba el de vivos.

Peste negra (entre 1346 y 1353).

La peste negra era conocida por sus antecedentes, sin embargo, se ignoraba por completo tanto sus causas como su tratamiento. Esto, junto con la gran velocidad de propagación, la convirtió en una de las mayores pandemias de la historia. Solo cinco siglos más tarde se descubrió su origen animal, concretamente en las ratas, que durante la Edad Media convivían en las grandes ciudades con las personas e incluso se desplazaban en los mismos lugares que los humanos. Los números que dejó tras de sí esta epidemia, según los datos que manejan los historiadores, la península Ibérica habría perdido entre el 60 y 65% de la población y en la región italiana de la Toscana entre el 50 y el 60%. La población europea pasó de 80 a 30 millones de personas.

 Viruela (Fecha indefinida)

El llamado virus variola, cuya afectación en los seres humanos es conocida desde hace por lo menos 10.000 años, es el causante de la enfermedad conocida como viruela. Su nombre hace referencia a las pústulas que aparecían en la piel de quien la sufría. Era una enfermedad grave y extremadamente contagiosa que diezmó la población mundial desde su aparición. Afortunadamente, es una de las dos únicas enfermedades que el ser humano ha conseguido erradicar mediante la vacunación. Precisamente, fue luchando contra esta enfermedad cuando se descubrió la primera vacuna. Primero, lady Montagu hizo unas observaciones claves en Turquía y, casi 100 años más tarde, Edward Jenner probó científicamente su eficacia. En 1977 se registró el último caso de contagio del virus, que desde entonces se considera extinguido.

Gripe española (1918)

En marzo de 1918, durante los últimos meses de la Primera Guerra Mundial (1914-1919), se registró el primer caso de gripe española, paradójicamente, en un hospital de Estados Unidos. Fue bautizada así porque España se mantuvo neutral en la Gran Guerra y la información sobre la pandemia circulaba con libertad, a diferencia de los demás países implicados en la contienda que trataban de ocultar los datos. Esta virulenta cepa del virus de la gripe se extendió por todo el mundo casi al tiempo que las tropas se repartían por los frentes europeos. Los sistemas de salud se vieron desbordados y las funerarias no daban abasto. Estudios recientes han revelado datos más precisos. Se estima que la tasa global de mortalidad fue de entre el 10 y el 20 por ciento de los infectados, llegando a morir, en todo el mundo, entre 20 o 50 millones de personas.

Gripe asiática o aviar (1957)

Registrado por primera vez en la península de Yunán, China, el virus de la gripe A (H2N2) de procedencia aviar apareció en 1957 y en menos de un año se había propagado por todo el mundo. Para entonces, el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el brazo médico de la ONU creado en 1948, diseñaba cada año una vacuna destinada a paliar los efectos de las mutaciones de la gripe. A pesar de que los avances médicos con respecto a la pandemia de la gripe española contribuyeron a contener mucho mejor el avance de virus, esta pandemia registró un millón de muertos en todo el planeta.

Gripe de Hong Kong (1968)

Tan solo diez años después de haber superado la última gran pandemia de gripe, apareció, de nuevo en Asia, la llamada gripe de Hong Kong. Una variación del virus de la gripe A (H3N2) fue registrada en esta ciudad en 1968 y se expandió por todo el mundo con un patrón muy parecido al de la gripe asiática. Un millón de personas fueron las víctimas que causó esta nueva cepa de la gripe.

Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) (1981)

Una de las pandemias más graves y más recientes conocida por la sociedad actual es la del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, el VIH, más conocido como SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Los primeros casos documentados tuvieron lugar en 1981, y desde entonces se extendió por todo el mundo centrando gran parte de los esfuerzos de las organizaciones mundiales de la salud. Se cree que su origen fue animal, y sus efectos son algo que podría describirse como el agotamiento del sistema inmunológico, de modo que el propio virus no es letal, pero sí lo son sus consecuencias, pues dejan el organismo desprotegido frente a otras enfermedades. Su contagio se produce por contacto con fluidos corporales. Se calcula que el VIH ha podido causar alrededor de 25 millones de muertes en todo el mundo.

Luego de revisar en la historia notamos que las diversas pandemias tuvieron sus inicios desde la época de Justiniano, unas se lograron erradicar y otras coexisten junto con el ser humano, por otra parte, es nuestra responsabilidad tener los debidos cuidados médicos.

SARS (2002)

El síndrome respiratorio fue un virus, que después de mucho tiempo llamó la atención pública. Empezó en China y afectó alrededor de 10000 individuos, principalmente en China y Hong Kong, pero también en otros países, incluyendo Canadá. Tuvo origen en el Corona virus, al igual que el Covid 19, favorablemente el brote fue contenido a mediados del 2003

H1N1 o Gripe Porcina (2009)

Pandemia H1N1/09 o “La gripe porcina” La pandemia N1H1 2009 fue una repetición de un virus conocido como Flu que afecto España en los años 1918, pero con consecuencias menos devastadoras. Conocida coloquialmente como “la gripe porcina” comenzó en México, en abril del 2009 y alcanzó proporciones pandémicas en semanas. Declinó hacia fines del mismo año y fue declarado su término en mayo del 2010.

Ébola (2014-2016)

El virus Ébola, fue un virus que afecto África central y Oeste, brotó en una remota villa de nueva Guinea, en diciembre del 2013. Se expandió por entre la mayoría de las familias, llegando hasta Sierra Leona y Liberia, donde generó una pandemia considerable en los siguientes meses, todos estos brotes fueron contenidos, y este virus, a pesar de que surgieron algunas alertas no logró mayor expansión en el mundo.

ZIKA (2015-2016)

El virus Zika era poco conocido, previo a 2014, el único brote conocido en humanos fue notificado el 2007 y fue encontrado en una variedad de mono llamado Rhesus de Uganda. Fue identificado en un humano en Brasil el año 2015, después de un brote moderado, caracterizado por la aparición de un rash rosado, no levantado, con enrojecimiento ocular, fiebre, dolor en las articulaciones y cefalea, semejante al Dengue. Se descubrió que esta enfermedad fue transmitida por la variedad de mosquito (Aedes Aegypti), e incluso podía transmitirse mediante relaciones sexuales, este virus al igual que el Ébola, fue contenido a tiempo y medianamente erradicado.

Covid 19 – Coronavirus (2019)

Los coronavirus (CoV) son una gran familia de virus que causan enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. La epidemia de COVID-19 fue declarada por la OMS una emergencia de salud pública de preocupación internacional el 30 de enero de 2020, a pesar de haber sido detectada por primera vez en Wuhan una ciudad de China, varios estudios han determinado el origen del virus en animales como el murciélago y el pangolín, las investigaciones para conocer más acerca del virus continúan al igual que las investigaciones para generar una vacuna efectiva contra la misma, pese a la cantidad de muertes que se han dado alrededor del mundo por esta pandemia, esta no supera la fuera de las últimas pandemias registradas en este artículo.

Referencia Bibliográficas:

El ejercicio al aire libre previene presión arterial alta

Si eres de las personas que aman el ejercicio esta información te encantará, por el contrario, si es difícil para ti hacerlo, esperamos que te motive a realizarlo ya sea en casa o fuera de ella, hay una preocupación pública importante que pasa desapercibida delante de los ojos de quienes gustan trotar, corre, o caminar en las mañanas o en cualquier hora del día, para mantenerse ejercitados y sanos, se trata de que el 91% de personas en el mundo viven en áreas donde la calidad de aire no cumple con los requisitos establecidos por la OMS.

Esto quiere decir que a pesar de que nos ejercitemos, estamos de alguna manera recibiendo la contaminación que podría afectar nuestra salud. El Dr. Xiang Qian Lao, profesor asociado de la Escuela de Salud Pública del Jockey Club y Atención primaria en la Universidad China de Hong Kong en Shatin, menciona que «La actividad prolongada al aire libre en áreas urbanas aumenta la ingesta de contaminantes del aire, lo que puede empeorar los efectos nocivos para la salud de la contaminación del aire, Sin embargo la actividad física continuó teniendo un efecto protector incluso cuando las personas estuvieron expuestas a altos niveles de contaminación”. El mensaje es que la actividad física, incluso en el aire contaminado, es una importante estrategia de prevención de la hipertensión, así que no es una buena excusa para no empezar.

Las personas que hacen ejercicio con regularidad tienden a tener un menor riesgo de hipertensión arterial, incluso si viven en áreas donde la contaminación del aire es relativamente alta, según una nueva investigación publicada hoy en la revista insignia Circulation de la American Heart Association .

Los investigadores estudiaron a más de 140.000 adultos no hipertensos en Taiwán y los siguieron durante un promedio de 5 años. Los investigadores clasificaron los niveles semanales de actividad física de cada adulto como inactivo, moderadamente activo o muy activo.

Los investigadores también clasificaron el nivel de exposición a partículas finas (PM2.5) como bajo, moderado y alto. PM2.5 es el indicador de contaminación del aire más utilizado. La presión arterial alta se definió como 140/90 mm Hg. La Guía de 2017 de la American Heart Association / American College of Cardiology para la prevención, detección, evaluación y control de la presión arterial alta en adultos define la presión arterial alta como 130/80 mm Hg.

¿Qué encontraron los investigadores?

En general, las personas que son muy activas y están expuestas a niveles bajos de contaminación tienen un riesgo menor de desarrollar presión arterial alta. Las personas que estaban inactivas y expuestas a aire altamente contaminado tenían un mayor riesgo de presión arterial alta. Es decir que la contaminación y el sedentarismo hacían una buena combinación para que los niveles de presión se eleven en los individuos.

Cada aumento en el nivel de PM2.5 se asoció con un aumento del 38% en el riesgo de hipertensión incidente, mientras que cada aumento en el nivel de actividad física conduce a un riesgo 6% menor de hipertensión.

Esto sugiere que reducir la contaminación del aire es más efectivo para prevenir la presión arterial alta. Es aquí cuando pensamos que se podrían juntar campañas saludables que beneficien tanto la salud de la persona como la salud de medio ambiente.

Los resultados arrojados fueron los siguientes:

Personas que hacen ejercicio moderado = 4% menos de riesgo de hipertensión arterial

Personas que hacen ejercicio a nivel alto = 13% menos de riesgo de hipertensión arterial.

«Este es el estudio más grande para analizar los efectos combinados de la contaminación del aire y la actividad física regular sobre la presión arterial alta. Nuestros hallazgos indican que la actividad física regular es un enfoque seguro para las personas que viven en regiones relativamente contaminadas para prevenir la presión arterial alta. El ejercicio debe ser promovido incluso en áreas contaminadas. Los hallazgos también pusieron de relieve la fuerza con la que la contaminación puede afectar la presión arterial y lo importante que es controlar los niveles de contaminación para prevenir la presión arterial alta «, dijo Lao.

En 2004, la Asociación Estadounidense del Corazón emitió una declaración científica en la que concluía que la exposición a la contaminación del aire contribuye a las enfermedades cardiovasculares y la muerte. Una actualización de 2010 elaboró ​​esos riesgos, que incluyen ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, arritmia e insuficiencia cardíaca. El autor del grupo de redacción Russell V. Luepker, MD, MS, un experto voluntario de la Asociación Estadounidense del Corazón, dijo: «El vínculo entre la contaminación y las enfermedades cardiovasculares puede incluir el desarrollo de hipertensión junto con otros factores asociados con el material particulado en la contaminación del aire «.

Los hallazgos de este estudio son limitados y no se pueden generalizar a otras poblaciones con mayor exposición a la contaminación del aire porque solo incluyó a personas que viven en Taiwán, donde el aire ambiental estaba moderadamente contaminado (la concentración anual de PM2.5 fue 2.6 veces el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud). Los investigadores no distinguieron entre actividad física al aire libre e interior, lo que significa que no pudieron examinar exclusivamente la asociación de PM2.5 e hipertensión en relación con la actividad física al aire libre o en interiores.

 

Fuentes bibliográficas:
  • Asociación Americana del Corazón. (2020, 20 de julio). El ejercicio regular ayuda a prevenir la presión arterial alta, incluso en áreas de alta contaminación del aire. ScienceDaily. Consultado el 24 de agosto de 2020 en sciencedaily.com/releases/2020/07/200720093249.htm
  • Cui Guo, Yiqian Zeng, Ly-yun Chang, Zengli Yu, Yacong Bo, Changqing Lin, Alexis KH Lau, Tony Tam, Xiang Qian Lao. Asociaciones independientes y opuestas de ejercicio habitual y exposiciones crónicas a PM 2.5 sobre la incidencia de hipertensión. Circulación , 2020; DOI: 1161 / CIRCULATIONAHA.120.045915
  • American Heart Association

¿Ecuador en el ranking de países más saludables?

Antes de saber cuál es el puesto que tiene Ecuador en este ranking, si es bueno que le demos un vistazo a otros países y a algunos datos interesantes. Para empezar Bloomberg realiza este estudio considerando 145 países alrededor del mundo, y toma en cuenta datos de la Organización de las Naciones Unidas, el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud.

Para realizar el ranking, se crea un sistema de puntajes que miden la salud y los retos de salubridad que tiene cada país, así como los riesgos de salud a los que están expuestos los habitantes de las naciones. El rango se determina restando el puntaje de riesgo del puntaje de salud.

El puntaje de salud se calcula con las tasas de mortalidad, mientras que el puntaje de riesgo se basa en distintos factores que podrían limitar la salud, como el número de fumadores y las vacunas que se aplica la población.

Todos estos datos arrojan los resultados presentados a continuación.

Singapur, es el país que se lleva el primer lugar como la nación más saludable del mundo. Su éxito se debe a que el sistema se basa en aportes privados de los ciudadanos, sumados a planes estatales de gestión y supervisión en dos de mayor eficiencia y eficacia.

Los tres planes de aportación pública – privada son:

  • Medifund: Es un fondo público que utiliza los recursos recaudados mediante impuestos y está dedicado a servir como red de seguridad para quienes se encuentren en una situación financiera delicada que les impida pagar por los servicios médicos. Garantiza la universalidad y requiere un estudio de la situación financiera del paciente.
  • Medisave: Este plan es obligatorio, y sirve para que cada individuo o familia tenga un fondo privado que cubra las posibles necesidades que puedan tener a consecuencia de una hospitalización, una cirugía o diferentes pruebas con especialistas. Se compone de aportes obligatorios que realizan los trabajadores y las empresas en las que trabajan (a modo de retención o complemento salarial). Por tanto, cada trabajador y su familia va aportando dinero a su fondo, y cuando necesita atención médica, el servicio se realiza con cargo al fondo del paciente.
  • Medishield: Este plan es un fondo nacional reservado a cubrir situaciones catastróficas, excepcionales, o enfermedades crónicas o de larga duración no cubiertas por el Medisave.

Según Miguel Vicente López, licenciado en Derecho y Ciencias Económicas de la Universidad de Valladolid «Se trata de un sistema que se basa en la responsabilidad individual de los pacientes, que no tienen incentivos para abusar del mismo porque los gastos corren a cargo de su fondo privado. Nadie queda sin atención, ya que sea por un plan o por otro, su situación queda cubierta”.

Es tanta la eficacia del sistema de salud de Singapur que ha hecho que los propios Estados Unidos de Norteamérica pongan sus ojos en las pequeñas islas para aprender un poco, algo que debería hacer todos los países.

Según este ranking en América Latina, el país más saludable es Costa Rica la publicación reconoce la accesibilidad que existe a los servicios de salud producto de la inversión pública que se ha realizado y lo califica al sistema de salud como uno de los mejores de América Latina. Costa Rica ya fue parte de otro ranking que apareció en International Living, una revista dedicada a la gente jubilada o a punto de hacerlo de cualquier parte del mundo en especial de los Estados Unidos, quienes hacen un estudio para recomendar sitios en donde podrían ir a vivir después de su retiro laboral.

Ecuador se encuentra en el puesto número 43 de este informe anual de Bloomberg,
además, en este ranking se puede ver que Ecuador es el quinto país latinoamericano mejor clasificado.

Chile, el mejor de América Latina el año pasado, cayó 23 posiciones, es decir, del octavo puesto al 31, muy por detrás de México (posición 20) y Costa Rica (posición 25).

Bloomberg ha señalado que las clasificaciones pueden cambiar sustancialmente año tras año debido a factores como la recesión, las fluctuaciones monetarias y los patrones de gastos volátiles en relación con la lentitud de la mejora en la esperanza de vida. En otras palabras, sabemos que un sistema de salud bien desarrollado siempre dependerá de la política y la economía de un país

Los peores lugares de la lista se los llevan las naciones africanas: Suazilandia (145), Lesoto (144), República Democrática del Congo (143), Chad (142) y Mozambique (141).

Poniendo sólo los países de Latinoamérica, esta sería la lista de los 10 más saludables:

  1. Costa Rica (24)
  2. Chile (27)
  3. Cuba (28)
  4. México (37)
  5. Panamá (38)
  6. Uruguay (41)
  7. Ecuador (47)
  8. Argentina (48)
  9. Perú (49)
  10. Nicaragua (52)

Referencias Bibliográficas: