Colágeno

Razones del envejecimiento de la piel del rostro

La piel envejece, principalmente, porque las células presentes dejan de hacer su función de forma adecuada. “El primer efecto que se produce, como consecuencia, es la falta de producción de colágeno y otras proteínas (elastina y ácido hialurónico) que conforman la estructura principal de la piel. Todo ello va a conllevar una pérdida de elasticidad y luminosidad de forma progresiva”, aclara Javier Pedraz, dermatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

El principal factor externo que provoca envejecimiento en la piel es la exposición solar. De hecho, provoca más signos de envejecimiento que el propio paso del tiempo. Otros factores implicados pueden ser el estrés, la alimentación y la polución.

“La genética influye en todos los aspectos del organismo, incluido el envejecimiento de la piel. En este caso, dado que existen factores externos de gran importancia que también contribuyen -citados anteriormente-, la genética toma un papel secundario, lo cual no quiere decir que no tenga influencia”, prosigue Pedraz.

¿Las pieles grasas suelen envejecer más tarde que las secas?

“No es exactamente así, pero sí que es cierto que las pieles grasas suelen tender a formar menos arrugas que las secas. Las arrugas son uno de los múltiples signos de envejecimiento, pero existen otros, como la flacidez y la pérdida de luminosidad, que pueden aparecer en ambos tipos de piel”, responde Pedraz.

Pautas para mantener la piel joven el mayor tiempo posible

En palabras de Pedraz, las pautas fundamentales para prolongar la juventud de la piel son:

•           Evitar, en la medida de lo posible, la exposición solar y si nos vamos a exponer al sol, hacerlo con una protección adecuada.

•           No consumir alcohol ni tabaco.

•           Mantener una dieta equilibrada.

•           Hidratar la piel a diario.

•           Intentar controlar la exposición de la piel a ambientes con gran polución.

•           Procurar evitar el estrés.

En investigación

Respecto a la investigación en Dermatología, el especialista de Quirónsalud Madrid adelanta que el futuro en este aspecto irá encaminado, como en otros ámbitos de la Medicina, a las terapias génicas que consigan cambiar la expresión génica de las células o logren controlar el envejecimiento. Pero esto, hoy por hoy, no es una realidad.

En la actualidad, comenta el experto, “la mayor parte de la investigación de centra en corregir esas arrugas ya establecidas mediante compuestos seguros y fáciles de aplicar (principalmente el colágeno y ácido hialurónico) más que en prevenirlas”.

En cuanto a la prevención del envejecimiento cutáneo provocado por el sol, destaca la presencia de determinados compuestos en el mercado que tiene la enzima de reparación fotoliasa, que permite la reparación directa celular del daño solar.

Referencias Bibliográficas:

  • Autor: Cuídate Plus – https://cuidateplus.marca.com/belleza-y-piel/cuidados-cuerpo/2019/06/26/-envejece-piel-170201.html

La piel envejece porque sus células se «olvidan»

Científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y el Centro Nacional de Análisis Genómica del Centro de Regulación Genómica (CNAG-CRG) han descubierto que la piel envejece porque sus células se «olvidan» de cuál es su función y deja de secretar colágenos y otras proteínas.

La investigación, realizada en ratones y que publica este jueves la revista Cell, abre nuevas vías para desarrollar productos cosméticos, pero también para medicamentos que mejoren la cicatrización de heridas en personas mayores.

El estudio ha demostrado que la piel envejece y deja de tener la capacidad de regenerarse porque las células pierden su identidad celular, como si «olvidaran» lo que son, y este hecho altera su función y afecta al tejido.

El estudio revela rutas celulares y moleculares que se modifican con el paso del tiempo y que, según los investigadores, si se modulan se podría retrasar o incluso revertir el envejecimiento de la piel.

Células esenciales para la producción de colágeno

Según ha explicado el investigador del IRB Salvador Aznar Benitah, los fibroblastos son esenciales para producir colágeno y otras proteínas que conforman la dermis y que permiten que la piel mantenga su función de barrera de forma adecuada y para reparar las heridas.

«A medida que envejecemos, la dermis pierde la capacidad de mantener la producción de colágeno y, en consecuencia, su capacidad de reparar heridas queda muy mermada», ha señalado Aznar.

«Esto conlleva muchos problemas para las personas mayores que no cicatrizan bien y la barrera de su piel es deficiente, lo que hace aumentar la predisposición de infecciones tanto de la misma piel como sistémicas», ha añadido.

Según Aznar, «que la pérdida de la identidad celular sea una de las causas del envejecimiento es un concepto muy interesante que creemos que no se había observado antes».

Holger Heyn, investigador del CNAG-CRG y colíder de este estudio, ha especificado que «las tecnologías de hoy permiten el análisis molecular célula a célula. En este trabajo, hemos utilizado estos métodos avanzados para seguir en alta resolución los fibroblastos a medida que envejecen».

Los fibroblastos adquieren características de células de grasa

El estudio, cuya primera autora es la estudiante de doctorado del IRB Marion Salzer, muestra que, durante el envejecimiento, los fibroblastos de la piel van adquiriendo muchas características de adipocitos (células de la grasa).

«Esto conlleva que pierdan su identidad celular y que, además, dejen de producir y secretar colágeno como deberían hacerlo», según Salzer.

El análisis unicelular confirmó esta pérdida de identidad de los fibroblastos en ratones de edad avanzada.

Aunque se trata de una investigación básica, Aznar ha remarcado que «este nuevo conocimiento no sólo podría tener aplicaciones cosméticas, como para cremas anti-arrugas, sino mucho más importante, para aplicaciones terapéuticas destinadas a que la piel de las personas mayores cicatrice mejor después de una herida o una operación».

Referencias Bibliográficas: