Admin Blog

Patrón de susceptibilidad antibiótica de escherichia coli aislada de infecciónes del tracto urinario

Resumen
Los agentes antimicrobianos han reducido sustancialmente la amenaza de las
enfermedades infecciosas. El uso de estos medicamentos, combinados con mejorías
sanitarias, de vivienda y de nutrición, conjuntamente con el advenimiento de programas
de inmunización, ha conllevado a un dramático descenso de muertes producto a
enfermedades que antes eran intratables, y frecuentemente fatales.
Se realizó un estudio descriptivo transversal con la finalidad de elaborar un patrón de
susceptibilidad antibiótica de Escherichia Coli aisladas de infecciones del tracto urinario
en el laboratorio Clínico “Santa Lucía María”, Santa Ana, Manabí, durante el período
comprendido entre el 1 de enero al 31 de diciembre de 2015.la población de estudio
fueron los 224 urocultivos donde se aisló Escherichia Coli.
Los resultados arrojaron que la mayor incidencia de infecciones del tracto urinario
confirmadas por urocultivos tuvo lugar en las mujeres de 12 a 27 años y que la
nitrofurantoina presento una alta sensibilidad para E. Coli aisladas de ITU.
En resumen, los antibióticos del tipo de las fluoroquinolonas y cefalosporinas presentan
alta sensibilidad frente a E. Coli aisladas del tracto urinario. La nitrofurantoina presento
una alta sensibilidad para E. Coli aisladas de ITU. Se determinó una alta tasa de
efectividad de los antibióticos estudiados.

Referencias Bibliográficas:

Autor: Polo de Conocimiento. Ciencias de la Salud

Patrón de susceptibilidad antibiótica de escherichia coli aislada de infecciónes del tracto urinario

Efecto de la tamsulosina en la calidad de vida de pacientes con hiperplasia prostática benigna

RESUMEN
Introducción
La hiperplasia prostática benigna es el padecimiento urológico más frecuente en hombres
mayores de 50 años; sus síntomas afectan la calidad de vida. Los bloqueadores alfa-
adrenérgicos son una opción para mejorarla.
Objetivo
Determinar la calidad de vida de pacientes con hiperplasia prostática benigna antes y después
del tratamiento con un bloqueador alfa-adrenérgico.
Material y métodos
Estudio pretest-retest en hombres de 45 a 75 años con hiperplasia prostática benigna. Se
administró tamsulosina (0.4 mg/día) por tres meses y se evaluó la severidad de los síntomas y
la calidad de vida con el International Prostate Symptom Score (IPSS) y EuroQol 5-D. Se
usaron X2 y prueba de rangos y signos de Wilcoxon.
Resultados
Se incluyeron 50 pacientes de 63.3 ± 10.3 años, 34 (68.0%) tenían síntomas severos antes del
tratamiento y 19 (38.0%) después de tres meses (p < 0.05). Con el IPSS, 33 (66.0%) pacientes
estaban en categorías de «tan insatisfecho como insatisfecho» a «muy insatisfecho» antes de
la intervención y seis (12.0%) después de ella. La escala visual análoga (EVA) del EuroQol 5-D
mostró puntuación basal de 72.9 ± 11.2 versus 83.4 ± 7.6 después (p < 0.05).
Conclusión
La tamsulosina reduce la severidad de los síntomas y mejora la calidad en de vida en la
hiperplasia prostática benigna después de administrarla tres meses.

Referencias Bibliográficas:

Autor: Rev. sanid. mil. vol.72 no.3-4 Ciudad de México may./ago. 2018

Efecto de la tamsulosina en la calidad de vida de pacientes con hiperplasia prostática benigna

Actualización en la prescripción de fluoroquinolonas

RESUMEN:
Las quinolonas o fluoroquinolonas son un grupo de antibióticos frecuentemente
prescritos y de amplio espectro que actúan inhibiendo a las enzimas encargadas de la
replicación, transcripción, reparación y recombinación del ADN bacteriano.
El objetivo de este artículo es presentar una revisión sistemática de los antecedentes,
farmacocinética y actividad microbiológica de las tres fluoroquinolonas más
representativas en nuestro medio (ciprofloxacino, levofloxacino y moxifloxacino) en sus
tres indicaciones actualmente autorizadas: infecciones de vías respiratorias inferiores,
de vías urinarias, de piel y tejidos blandos.
ANTECEDENTES
A pesar del incremento de los padecimientos crónico-degenerativos, las enfermedades
infecciosas siguen siendo causa muy frecuente de morbilidad y mortalidad. De acuerdo
con la Organización Mundial de la Salud, éstas representan 25% como causa de
mortalidad general en todo el mundo y esta proporción se incrementa en países en vías
de desarrollo; así, la prescripción de los antibióticos y especialmente de
fluoroquinolonas es cada vez más común, incluso en algunos casos se cae en el abuso.
El objetivo de este artículo es presentar una revisión sistemática de los principios
farmacológicos de las fluoroquinolonas más prescritas en México (ciprofloxacino,
levofloxacino y moxifloxacino) y sus indicaciones actualmente autorizadas.
El levofloxacino es el L-isómero del ofloxacino y ha demostrado actividad mejorada de
cierta forma contra grampositivos. Levofloxacino tiene más de 19 años de registro y uso
en México.

Para el tratamiento de la cistitis aguda las fluoroquinolonas deben considerarse
tratamiento alternativo contra organismos resistentes o en pacientes con alergias a
otros tratamientos.
En los casos de pielonefritis aguda leve a moderada no complicada, pueden prescribirse
ciprofloxacino o levofloxacino durante 7 a 10 días como primera línea de tratamiento si la
tasa de resistencia a E. coli es menor a 10%; el tratamiento de primera elección de las
pielonefritis severas son las fluoroquinolonas (ciprofloxacino y levofloxacino) y, en caso
de ser activas contra el microorganismo causante, puede cambiarse a la vía oral para
completar un curso de una a dos semanas.
En hombres con infección de vías urinarias febril o pielonefritis recurrentes o con
sospecha de algún factor de complicación, es recomendable el tratamiento con una
fluoroquinolona por un mínimo de dos semanas, considerando que es frecuente la
afectación prostática.
CONCLUSIONES
Las fluoroquinolonas son un grupo de medicamentos de amplio espectro, con muy
buena absorción gastrointestinal y biodisponibilidad, lo que las convierte en una
excelente opción para el tratamiento de la mayor parte de las infecciones respiratorias,
urinarias, de piel y tejidos blandos

Referencias Bibliográficas:

Autor: Med. interna Méx. vol.34 no.1 Ciudad de México ene./feb. 2018

Actualización en la prescripción de fluoroquinolonas

Actualización del manejo de infecciónes de las vías urinarias no complicadas

RESUMEN
Las infecciones del tracto urinario (ITU) están entre las enfermedades infecciosas más
frecuentes y representan la primera causa de consulta médica en mujeres en edad
reproductiva. Dentro de los factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad se
encuentran las relaciones sexuales, malos hábitos de micción, uso de espermicidas,
estreñimiento, factores genéticos y disminución de estrógenos.
En el diagnóstico la clínica siempre debe predominar, el examen general de orina y el
urocultivo deben usarse de manera racional; existen biomarcadores como nuevos
métodos para el diagnóstico que están siendo implementados. En cuanto al tratamiento
distintos cuadros clínicos requieren distintas duraciones de terapia antimicrobiana,
tanto el exceso de días como su falta deben evitarse. Se han investigado diversos
métodos para prevenir las infecciones urinarias recurrentes como el uso de vacunas,
cranberry, probióticos y terapia estrogénica.
CONCLUSIÓN
Las ITU son un motivo de consulta frecuente, sobre todo en mujeres en edad
reproductiva de manera que se debe brindar un abordaje adecuado además de educar a
los pacientes para tratar de modificar los factores de riesgo involucrados en el
desarrollo de esta patología, esto ayudará a disminuir la incidencia de la ITU.
En cuanto a la selección del tratamiento antibiótico se debe considerar la etiología,
espectro de susceptibilidad, tolerabilidad, reacciones adversas, costo y disponibilidad.
Si se realiza un manejo adecuado de esta infección no se generarán futuras resistencias.
Existen terapias de primera elección como la fosfomicina-trometamol y nitrofurantoína,

las fluoroquinolonas deben considerarse como tratamiento alternativo, pero nunca
utilizarse de forma empírica.
En el diagnóstico existen nuevos métodos como son los biomarcadores, sin embargo,
no se ha encontrado ninguna evidencia convincente para recomendar el uso rutinario.
En cuanto a la profilaxis, el uso de probióticos como los Lactobacilos se consideran
como el agente preferido, aunque según estudios publicados sobre su uso se concluye
que no se deben enviar de manera rutinaria, los estrógenos en mujeres
postmenopáusicas han demostrado beneficio al aumentar producción de glicógeno y
favorecer colonización por lactobacilos, en el caso de la vacuna se determina que es una
opción atractiva para prevenir o reducir sustancialmente el uso de antibióticos, pero aún
se encuentran realizando estudios para su implementación.

Referencia Bibliográfica:

Autor: Revista Médica Sinergia. Vol. 5 Num. 2. Febrero 2020

Actualización del manejo de infecciónes de las vías urinarias no complicadas

Reunión multidisciplinaria de expertos para el diagnóstico y tratamiento de la osteoartritis. Actualizacíón basada en evidencias.

En pacientes con diagnóstico de osteoartritis ¿el paracetamol es el tratamiento de
primera elección?
Evidencia.
Se deben prescribir agentes farmacológicos para el tratamiento de la osteoartritis en pacientes
con síntomas y que no han respondido adecuadamente a las medidas no farmacológicas
iniciales. El principal fármaco prescrito en el tratamiento inicial de la osteoartritis es el
paracetamol.
El tratamiento no es necesario durante los periodos en que los síntomas están ausentes o son
mínimos, porque la administración del fármaco no ha demostrado modificar el curso de la
enfermedad; sin embargo, es posible iniciar un tratamiento con paracetamol basado en la
necesidad de los pacientes cuando carecen de signos o síntomas de inflamación y si esto no
es suficiente debe valorarse la administración de paracetamol de manera regular hasta tres o
cuatro veces al día.
Recomendación.
El paracetamol constituye el fármaco de primera línea para el tratamiento del dolor leve a
moderado en osteoartritis. Su máximo efecto sobreviene entre la primera y la cuarta semanas
de administración.
Las guías EULAR (European League Against Rheumatism) recomiendan el paracetamol para
analgesia a largo plazo. Sus contraindicaciones relativas son en pacientes con hepatopatía,
alcoholismo y los que reciben de manera concomitante anticoagulantes (debe vigilarse el
tiempo de protrombina o INR en pacientes que toman warfarina).
Su contraindicación absoluta es la existencia de daño hepático severo. La dosis recomendada
de paracetamol es de 500 a 1000 mg cada 6 horas.
¿Cuándo se considera la administración de inhibidor selectivo COX-2 sobre un AINE no
selectivo?
Evidencia.

Se consideran los fármacos de primera elección en dolor moderado a severo o con
componente inflamatorio donde los analgésicos simples no son efectivos o cuando el riesgo de
hemorragia digestiva es muy elevado. Incluso muchos sujetos con osteoartritis requieren dosis
bajas de ácido acetilsalicílico por sus efectos cardioprotectores, por lo que no es recomendable
su administración concomitante con un AINE no selectivos. Son especialmente útiles en los
pacientes con tendencia a problemas gástricos pero sin trastornos cardiovasculares debido a
un mejor perfil de seguridad gastrointestinal.
Recomendación.
Celecoxib y etoricoxib son los más prescritos en México. Un estudio con asignación al azar,
multicéntrico, doble ciego e internacional, evaluó la eficacia de la administración continua de
celecoxib vs intermitente.
Demostró que 200 mg de celecoxib de manera continua fueron más eficaces que su
administración intermitente en la prevención de episodios de exacerbación del dolor en
pacientes con osteoartritis de rodilla o cadera. En general, los efectos adversos (que incluyeron
trastornos gastrointestinales e hipertensión) fueron similares entre los dos grupos de
tratamiento. Asimismo, el celecoxib en administración continua demostró mejoría de la función
física y reducción del dolor. Se recomienda la administración de celecoxib a dosis de 100 a 200
mg cada 24 horas.
En pacientes con osteoartritis ¿son de utilidad los analgésicos tópicos para el control
del dolor?
Evidencia:
Una revisión sistemática de Cochrane de 2016 señala que el diclofenaco y el ketoprofeno
tópicos pueden proporcionar buenos niveles de alivio del dolor en la osteoartritis.
Recomendación.
Se recomienda su administración en las primeras dos semanas del tratamiento. La OARSI
(Osteoarthrtitis Research Society International) recomienda la administración de AINE tópico
como analgésico para el tratamiento de la osteoartritis sintomática como terapia alternativa o
complementaria en pacientes que no respondieron a paracetamol.
Las guías EULAR los recomiendan en osteoartritis de mano. La AAOS (American Association
of Orthopaedic Surgeons) los recomienda en osteoartritis de rodilla con riesgo elevado de
hemorragia de tubo digestivo. Se recomienda la administración de metilsalicilato, dos a cuatro
veces al día, en conjunto con otras medidas terapéuticas. El TEP (Technical Expert Panel) del
Colegio Americano de Reumatología los recomienda en pacientes con osteoartritis en los que
no se observó mejoría con una dosis tope de 4 g/día de paracetamol.

Referencias Bibliográficas:

Autor: Med. interna Méx. vol.34 no.3 Ciudad de México may./jun. 2018

Reunión multidisciplinaria de expertos para el diagnóstico y tratamiento de la osteoartritis. Actualizacíón basada en evidencias.

Oteoartrosis. Una revisión de literatura.

RESUMEN
Introducción:
La osteoartrosis es la más frecuente de las enfermedades articulares.
Objetivo:
Exponer los referentes bibliográficos que actualmente se refieren a la osteoartrosis en el
marco de la revisión de literatura realizada.
Desarrollo:
Como síndrome anatomoclínico se identifica por dolor mecánico que usualmente se
relaciona con rigidez y que provoca poco a poco una pérdida o mengua de la función
articular.
Diversos factores de riesgo se relacionan con el progreso de esta enfermedad entre los
que destacan, además de la edad y el sexo femenino, la obesidad, los microtraumas
repetitivos en la práctica de determinados deportes y el cumplimiento de actividades
profesionales específicas.
Conclusiones:
El tratamiento de la osteoartrosis debería ejecutarse a nivel de medicina familiar, tanto
en el componente preventivo, como en el del control y manejo conservador, instruyendo
al paciente en sus cuidados y acciones diarias y operando esquemas de medicamentos,
ejercicios, apoyos funcionales como rodilleras, bastones y andadores.
La educación médica debe asumir este paradigma, y no solicitar acto seguido la
interconsulta a la especialidad cuando el paciente no responde, sin tener en cuenta que
el manejo del paciente con artrosis se encuentra distante de la prescripción
farmacológica.

Referencias Bibliográficas:

Autor: Rev Cuba Reumatol vol.21 no.2 La Habana mayo.-ago. 2019 Epub 01-Ago-2019

Oteoartrosis. Una revisión de literatura.

¿Cuáles son las causas de las lesiones por sobrecarga en los adolescentes?

En los adolescentes, las lesiones por sobrecarga son más frecuentes en los cartílagos de
crecimiento (zonas en los extremos de los huesos donde las células óseas se multiplican
rápidamente y alargan los huesos a medida que crecemos). Las zonas más afectadas por las
lesiones por sobrecarga son los codos, los hombros, las rodillas y los talones.
Con el paso del tiempo, al hacer los mismos movimientos de manera reiterada, las
articulaciones del cuerpo y los tendones y músculos que las rodean se irritan e inflaman.
Algunos trabajos que requieren tareas repetitivas (como escanear artículos en la caja de un
supermercado o transportar bandejas pesadas como mozo) pueden provocar lesiones por
sobrecarga. A veces, tocar instrumentos musicales puede causar problemas debido al esfuerzo
de algunos movimientos de la mano o el brazo. Cualquier movimiento repetitivo puede provocar
una lesión, incluso enviar mensajes de texto.
Los adolescentes pueden estar en riesgo de sufrir lesiones por sobrecarga por el crecimiento
físico significativo que ocurre en la preadolescencia y la adolescencia. El estirón (el período de
crecimiento rápido que ocurre en la pubertad) puede generar más tensión en los músculos y los
tendones, y esto hace que los adolescentes sean más propensos a sufrir lesiones.

Referencias Bibliográficas:

Autor: TeensHealth from Nemours.

¿Cuáles son las causas de las lesiones por sobrecarga en los adolescentes?

Reunion multidiciplinaria de expertos para el diagnóstico y tratamiento de la osteoartritis. Actualización basada en evidencias

CONCLUSIONES
Durante la reunión de expertos y tras la revisión de la bibliografía se concluyó que
la osteoartrosis es una enfermedad compleja que implica múltiples factores de
riesgo, como la edad, la ocupación, los traumatismos, etc.
En la actualidad la osteoartritis es la forma más común de artritis y en la mayoría
de los pacientes se manifiesta con dolor articular y limitación funcional, por lo que
los objetivos del tratamiento deben ser controlar el dolor y la inflamación y
minimizar la discapacidad.
El tratamiento es multidisciplinario y debe incluir un enfoque no farmacológico que
proporcione educación al paciente, rehabilitación y ejercicio y un tratamiento
farmacológico basado en analgésicos, como el paracetamol, los AINE y otras
terapias que se añadirán de acuerdo con los síntomas o etapa de la enfermedad en
la que se encuentre el paciente.
Debe insistirse en la necesidad de crear una cultura preventiva en los médicos
tratantes de osteoartritis, en la que se eduque y se dé información al paciente para
evitar que la enfermedad progrese.

Referencias Bibliográficas:

Autor: Medicina Interna de México

Reunion multidiciplinaria de expertos para el diagnóstico y tratamiento de la osteoartritis. Actualización basada en evidencias

Complicaciones psicosociales de los pacientes con artritis reumatoide juvenil

El 50 % de los niños y adolescentes con artritis reumatoide juvenil cumplen los criterios
de trastornos ansiosos y afectivos. El equipo multidisciplinario de salud, debe capacitar
a los grupos familiares sobre el control de la enfermedad; así como proveerles de
mecanismos efectivos para afrontar los problemas psicosociales que van aparejados a
esta patología.
La calidad de vida de los adolescentes afectados por artritis reumatoide juvenil estriba,
en buena medida, en sus propias estrategias psicosociales para asimilar el padecimiento
de un trastorno crónico, así como sus consecuencias. Además de asimilar la presencia
de un trastorno médico, los pacientes en su generalidad afrontan un conjunto de retos
psicosociales.
Un equipo multidisciplinario conformado por pediatras, reumatólogos, trabajadores
sociales y psicólogos puede jugar un rol medular en la concepción de tácticas
metodológicas en función de proveer a los pacientes y a sus familias mecanismos
efectivos para el proceso de adaptación, con el objetivo de que enfrenten su nueva
condición.
Los equipos multidisciplinarios de salud deben encaminarse a brindar este tipo de
asistencia psicosocial tanto a pacientes como a sus familiares, en torno al desarrollo de
mecanismos para afrontar los desafíos físicos, mentales, emocionales y sociales afines
a esta enfermedad.
Falta mucho por hacer en el terreno de la psicología de la salud, y en particular respecto
a las conductas de salud de los adolescentes de diferentes géneros, frente al reto de la
artritis reumatoide juvenil, de cara a sugerir el desarrollo de programas de intervención
focalizados en las fortalezas personales de estos.
Por otra parte, se hace necesaria la integración conceptual y metodológica de los
factores que se vienen analizando de forma independiente, con el fin de mejorar su
calidad de vida relacionada con la salud en esta etapa de desarrollo.

Referencia Bibliográfica:

Autor: Revista Cubana de Reumatología.

Complicaciones psicosociales de los pacientes con artritis reumatoide juvenil

Artritis idiopática juvenil: manejo y diagnóstico diferencial

Resumen
La artritis idiopática juvenil (AIJ) es un amplio espectro de enfermedades definidas por la
presencia de artritis de etiología desconocida, que tienen promedio más de seis
semanas de duración, y ocurre en niños menores de 16 años.
AIJ abarca varias categorías de enfermedades, cada una con distintas manifestaciones
clínicas, hallazgos de laboratorio, antecedentes genéticos y patogénesis. La AIJ está
clasificada en siete subtipos por la Liga Internacional de Asociaciones para
Reumatología: sistémica, oligoarticular, poliarticular con y sin factor reumatoide, artritis
relacionada con entesitis, artritis psoriásica y artritis no diferenciada.
El diagnóstico del subtipo preciso es un requisito importante para la gestión y la
investigación. La AIJ es una enfermedad reumática crónica común en niños y es una
causa importante de discapacidad aguda y crónica.
La artritis o los síntomas similares a la artritis pueden estar presentes en muchas otras
afecciones. Por lo tanto, es importante tener en cuenta los diagnósticos diferenciales
para la AIJ que incluyen infecciones, otras enfermedades del tejido conectivo y
malignidades.
La leucemia y la artritis séptica son las enfermedades más importantes que pueden
confundirse con la AIJ. El objetivo de esta revisión es proporcionar un resumen de los
subtipos y diagnósticos diferenciales de AIJ.

Referencias Bibliográficas:

Autor: RECIAMUC. Revista Científica de Investigación, actualización del mundo de las
ciencias.

Artitris idiopática juvaenil: manejo y diagnostico diferencial